15.4.10

El Paradigma del Psicoanalisis remece a Occidente

El psicoanálisis fue fundado por Sigmund Freud. Es una disciplina que estudia al hombre y sus procesos internos, a través de:

Evidenciar la significación inconsciente que las personas les damos a las palabras, actos, sueños y / o fantasías. La interpretación psicoanalítica puede extenderse también a producciones humanas como el Arte, a través de las asociaciones libres. También es un método de terapia que interpreta la resistencia,  la transferencia y el deseo en las pesonas. 

Un antecedente del Psicoanalisis desarrollado por Freud son las investigaciones sobre la histeria que a través de la hipnosis lograban inducir, suprimir e intercambiar toda clase de síntomas, entendiendo la Histeria como una mal psicológico y no orgánico. Tras años de experiencia clínica, Freud llegó a su teoría de que los síntomas histéricos y neuróticos tenían como causa  traumas reprimidos en el inconsciente por ser moralmente inaceptables. Freud postuló que estos núcleos patológicos consistían en «uno o varios sucesos de precoz experiencia sexual, perteneciente a la más temprana infancia. Hay que recordar que la sociedad burguesa consideraba el pudor como una virtud y el sexo era considerado moralmente aceptable dentro del matrimonio y con un fin reproductivo.

Los planteamientos de Freud vinieron a remecer a las potencias porque abordaban temas que eran tabúes en esa época, es decir, de los que no se hablaba en público.

El método de  Freud consistía en Hacer Catarsis, es decir, reproducir los procesos psíquicos de un trauma para que el paciente tomara conciencia de estos y los superara.

En 1897, cuando su padre murió, Freud se auto aplicó Psicoanalisis e hizo un estudio profundo de sus recuerdos, deseos y emociones lo que le permitieron reconstruir su infancia, a este método se le llama Autoanálisis.

Las ideas de Freud encontraron mucha oposición, pero siguió desarrollando sus investigaciones destacando sus libros La interpretación de los sueños y Tres ensayos sobre teoría sexual. Ya en 1908, se formó  la Sociedad Psicoanalítica de Viena, que reunía a los seguidores de Freu.

A lo largo de su historia el psicoanálisis no ha dejado de evolucionar conforme nuevos hechos eran descubiertos. También, debido a los diferentes puntos de vista e interpretaciones de diversos autores.

La Personalidad

En el estudio de la personalidad, el Psicoanalisis establece que existe un Ello que es la instancia más antigua y original de la personalidad y la base de las otras instancias. El Ello es lo que se hereda con lo que nacemos, se presenta de forma pura en nuestro inconsciente., nuestros impulsos o pulsiones más primitivos, el motor del comportamiento humano. El Ello funciona bajo el principio del placer y desconoce las demandas de la realidad solo busca la satisfacción.

El Superyó es la parte que contrarresta al Ello, representa la Moral y la Ética todo lo que la cultura, es decir, nuestro entorno nos enseña que es Bueno. Consta de dos subsistemas:
1. La "conciencia moral" se refiere a la capacidad para la autoevaluación, la crítica y el reproche.
2. El ideal del yo es una autoimagen ideal que consta de conductas aprobadas y recompensadas sobre nosotros mismos.

El Yo es una parte del Ello modificada por el contacto con el entorno y que busca una forma realista de cumplir los deseos, es decir, una forma aceptable de satisfacción. 

 El psicoanálisis emplea el término pulsión (impulso que nos lleva a conseguir algo) para el estudio del comportamiento humano. La pulsión es un impulso que se inicia con una excitación corporal (estado de tensión), y cuya finalidad última es precisamente la supresión de dicha tensión, es decir, la satisfacción. Hay dos tipos de pulsiones, la pulsión sexual o de vida (Eros) y la pulsión de muerte (Thánatos). Para el psicoanálisis el impulso sexual tiene unas acotaciones muy superiores a lo que habitualmente se considera como sexualidad. La libido es la energía pulsional, y puede presentar diferentes alternativas según esté dirigida a los objetos (libido objetal), o bien se dirija al propio Yo (libido narcisista).

La represión

Freud define la represión como un mecanismo de defensa que rechaza y mantiene lejos de la consciencia lo que es doloroso o inaceptable para el Yo. Estos pensamientos o ideas tienen para Freud un contenido sexual.

La represión se origina en el conflicto psíquico entre un deseo que reclama ser satisfecho y las prohibiciones morales. El yo se defiende del dolor que causa la incompatibilidad reprimiendo ese deseo.

Sigmund Freud

Otro mecanismos de defensa es el Desplazamiento, que se presenta en los sueños y es cuando la importancia que le damos a algo la desplazamos hacia otras cosas, así aparece como importante algo que en realidad no lo es tanto y como algo poco importante algo que en realidad es importante y esas cosas son por lo general recuerdos de la infancia. Cuanto más confuso y oscuro es un sueño, más ha sido influido por el desplazamiento.




No hay comentarios: