12.3.10

UNIDAD CERO: REVOLUCIÓN FRANCESA

LA UNIDAD CERO BUSCA REFORZAR CONTENIDOS DEL AÑO ANTERIOR PARA PODER COMPRENDER DE MEJOR MANERA LOS DE ESTE AÑO.
SOBRE LA REVOLUCIÓN FRANCESA ES IMPORTANTE COMPRENDER LOS CAMBIOS QUE ESTE PROCESO HISTÓRICO GENERÓ Y QUE DAN FORMA AL MUNDO CONTEMPORÁNEO.

La Revolución Francesa

1789 - 1799


En el siglo XVIII, el gobierno de Francia estaba centralizado en una persona, el Rey, cuya autoridad no podía ser cuestionada, por eso se le definía como una monarquía absoluta cuyo poder se basaba en la elección que supuestamente había hecho Dios de la familia real.

La sociedad se dividía en tres grupos: la Nobleza, el Clero y el Estado Llano. Los dos primeros grupos eran privilegiados, mientras que el Estado Llano, la mayoría de la población que incluía a campesinos, artesanos, obreros, burgueses (comerciantes y banqueros) y otros, era el único sector social que pagaba impuestos, dinero que costeaba los gastos del Estado.

La Nobleza y el Clero tenían  las tierras, lo que les aseguraba el control de la economía y los cargos públicos y eclesiásticos, es decir, el poder político y religioso.

Los Burgueses, era el grupo dentro del Estado Llano que había logrado enriquecerse, y va a luchar porque la sociedad francesa cambie ya que pese a tener mucho dinero no tenían derechos políticos, lo que los colocaba en una posición de dependencia de la Nobleza. La revolución industrial iría consolidando el poder económico de la Burguesía en la medida que la producción se fuera mecanizando en las fábricas de las ciudades.

El resto del Estado Llano sufría la miseria y el hambre producto de una larga sequía, lo costoso que era la monarquía y los gastos de las incursiones militares de los reyes.

A fines del siglo XVIII, en la capital francesa,  el 18% de la gente era indigente, París tenía entonces 650.000 habitantes y era una de las ciudades más pobladas de Europa. La pobreza era tanta que los habitantes de la ciudad debieron alimentarse de las ratas, esto hizo que la gente estuviera dispuesta a rebelarse en contra del Rey y exigirle cambios.

Mientras esto pasaba, el Clero y la Nobleza disponían de una enorme fortuna. La distribución de los recursos era claramente desequilibrada y ponía en riesgo la sobrevivencia de la monarquía.

Los burgueses, los miembros más educados del Tercer Estado o el Estado Llano, influenciados por los pensadores y filósofos de la Ilustración -como Jean Jacques Rousseau, el barón de Montesquieu y Voltaire-, deseaban cambiar la sociedad por una más justa y democrática para lo que defendían principios políticos que reducían el poder del Rey. Querían participar del gobierno y reducir los privilegios de la Nobleza y el Clero, en especial querían tener derechos sobre la propiedad de la tierra.


El 14 de julio, el Tercer Estado tomó las armas y se apoderó de la Prisión de La Bastilla, símbolo de la opresión de la monarquía, y los prostentantes retuvieron a la familia real.


Como una forma de frenar la inminente Revolución, el gobierno propuso que el pago de impuestos fuese obligatorio para todos los grupos sociales, propuesta que fue rechazada por la nobleza y el clero.

Ante el agravamiento de la crisis económica, el Rey Luis XVI de Borbón convocó a los Estados Generales, reunión de los tres grupos sociales en la que se realizaría una votación por estamento o grupo, lo que favorecería a la Nobleza y el Clero que sumarían sus votos en contra de la decisión del Tercer Estado y ganaría 2 votos a 1.

La reunión de los Estados Generales fracasó, con la retirada del Tercer Estado o Estado Llano. Si bien el Rey trató que los grupos llegaran a un acuerdo, ya en julio de 1789, se iniciaron los disturbios en París.

El ejército fue disuelto y en su reemplazo, el Marqués de Lafayette organizó la guardia nacional, que se convertiría en la fuerza armada de la Revolución. Mientras esto sucedía en París, en las zonas rurales los campesinos atacaban a los propietarios de las tierras, que eran nobles y clérigos.

La Asamblea Constituyente, que tiene por objeto principal crear una constitución, que es la ley principal de un Estado Moderno donde se establecen deberes y derechos para todos sus habitantes, eliminó los privilegios de la Nobleza y el Clero, y promulgó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Esta Declaración sostiene que: debe imperar la ley, la igualdad y la libertad de los hombres, y la soberanía nacional.

Un nuevo conflicto surgió cuando la Asamblea Constituyente, promulgó la constitución civil del Clero, que colocaba a la Iglesia Católica y sus bienes bajo el control del Estado. Además, se discutía si el Rey debía mantenerse a la cabeza del Estado, o ser destituido y formar una República (gobierno en el que no existen reyes, ni nobleza y las autoridades son elegidas por un perídoo determinado). Al igual que muchos nobles, en 1791 la familia real intentó huir de Francia, pero fue capturada y devuelta a París.

La Asamblea Constituyente se dividió en tres grupos: los girondinos (de tendencia republicana) y los monárquicos moderados (que apoyaban la mantención de la monarquía), y los jacobinos (revolucionarios más radicales que querían cambios rápidos en la sociedad y la organización política de Francia).

En septiembre de 1791, la Asamblea proclamó la Constitución de Francia, de inspiración liberal, esta constitución organiza a Francia de la siguiente manera:

  1. Se establece la división de poderes que transformó a la monarquía absoluta en una monarquía parlamentaria, en la que el Rey debe compartir su poder con jueces y legisladores( parlamentarios).
  2. El rey tenía derecho a suspender, pero no a vetar las leyes votadas por la Asamblea. La asamblea legislativa debía crear las leyes, esta era elegida mediante voto censitario -tenían derecho a voto los ciudadanos que pagasen una contribución de tres días de trabajo-.
De los 24 millones de franceses, solo cincuenta mil pudieron votar, la nueva Asamblea de quedó integrada por Burgueses. A la derecha de la Asamblea se ubicaron los partidarios de la monarquía constitucional (260 diputados); a la izquierda se ubicaban los opositores a la monarquía (140 diputados), y en el centro estaba la mayoría, que si bien apoyaba la Revolución no tenia claro que tipo de gobierno era más adecuado para Francia (una monarquía parlamentaria o una república).

Ante lo sucedido en Francia, los países vecinos temieron una expansión de la revolución. En abril de 1792 Francia se hizo cargo de la molestia que le generaba a sus vecinos y le declaró la guerra a Austria, tierra natal de la reina de Francia, María Antonieta de Habsburgo, lo que produce el quiebre d
e los revolucionarioscon el sistema monáquico europeo y la instalación en ese país de una república.
En enero de 1793, el gobierno revolucionario ordenó la ejecución de Luis XVI en la guillotina. Esta decisión dividió aún más a los bandos políticos lo que incrementó la tensión y llevó la instalación de un gobierno autoritario encabezado por Maximilien de Robespierre, quien suspendió la constitución e inició "el terror o dictadura de Robespierre". Todos los que fuesen considerados enemigos fueron perseguidos y / o asesinados. Robespierre fue destituido en 1794; durante su dictadura murieron unas cuarenta mil personas.

La gran burguesía, el sector más conservador del Estado Llano, recuperó el poder. A fines de 1795, se promulgó una nueva constitución, que incluía la separación de los poderes Ejecutivo y Legislativo, y por sufragio censitario se escogió un parlamento de dos cámaras: la baja, o Consejo de los Quinientos, y la alta, o Consejo de los Ancianos. Estos elegían a los cinco miembros del Directorio, que sería el encargado del poder Ejecutivo.

El Directorio resultó ineficiente y corrupto. Los grupos sociales bajos no tenían derecho al voto, lo que sumado a la guerra y la inflación – el alza constante de los precios - los mantenía descontentos. Nuevamente aumentaron los partidarios de la monarquía.
El gobierno violó la constitución y el 4 de septiembre de 1797, con la ayuda de Napoleón Bonaparte – el comandante en jefe del ejército francés que estaba logrando importantes victorias sobre los reinos vecinos – y sus tropas, anuló las elecciones en las que los partidarios del regreso a la monarquía habían triunfado.

En 1799, el Imperio Austríaco, el Imperio Ruso y el Reino Unido de Gran Bretaña formaron una coalición que logró algunos triunfos sobre las fuerzas de Napoleón. Al mismo tiempo, en Francia había inestabilidad social y política. A fines de 1799, Bonaparte dio un golpe de Estado con el que se consolidó a la burguesía como clase social dominante.


La Revolución Francesa y sus personajes son fuente de inspiración constante del Arte, este trailer corresponde a la cinta de Sofía Coppola María Antonieta sobre la reina de Francia.

No hay comentarios: